[email protected]

Declaración de Emergencia Climática y Ecológica


Contexto

Las y los estudiantes que habitamos en el amplio territorio de Chile seguimos preguntando

¿De qué sirve estudiar para un futuro que no va a existir?

Hemos visto que durante más de 20 años se han realizado cumbres mundiales para enfrentar la Crisis Climática y Ecológica y seguimos en el mismo camino, el de la 6ta extinción masiva. Se nos han presentado legislaciones que no son mucho más allá de ser declarativas y se sigue un sistema que prioriza un beneficio que atenta contra nuestro planeta.

Los hechos y la ciencia nos advierten constantemente de la situación en la que nos encontramos. Donde en Latinoamérica se ha perdido cerca del 90% de la biodiversidad y desaparecen 200 especies cada día, según Living Planet Index, y las y los expertos de la Universidad Católica y Universidad de Chile nos advierten en el Proyecto de Actualización del Balance Hídrico Nacional que la disponibilidad de agua se ha reducido hasta en un 37% en los últimos 30 años. Pero esto no es todo, las consecuencias de esta crisis se manifiestan frente a nuestros ojos, donde podemos ver como los territorios en resistencia sufren de la misma contaminación que nosotros/as mismos/as realizamos, donde el último informe de la Organización Mundial de la Salud de ambientes saludables y prevención de enfermedades nos da cuenta que en todo Chile mueren cerca de 11.300 personas cada año por contaminación en el aire, y enfrentamos olas de calor que nos han quitado 600 mil Hectáreas de bosque en los incendios de casi todo el país del 2017, en relación a la información entregada por el Sistema de Información Digital para el Control de Operaciones de CONAF.

Mientras tanto mantenemos una economía lineal, basada en aumentar el consumo, producir innecesariamente y luego desechar. Donde en muchos casos es más extenso el tiempo de producción que el de uso. Seguimos utilizando fuentes de energía con emisiones excesivas de Gases de Efecto Invernadero o instalamos generadores de energía en espacios con grandes impactos en nuestros ecosistemas. Se mantienen negocios por sus “contribuciones económicas” y el esfuerzo por su sustentabilidad es mínimo, como lo es la minería en nuestro país. Todo esto permitido e incluso promovido por un modelo económico y político que no es capaz de sintonizarse con nuestro medio ambiente y solamente considera los intereses personales de las y los dueños del poder político y económico. Siendo una clara expresión de este la privatización del agua, donde fueron entregadas al mercado de forma gratuita y perpetua, priorizando el consumo de la agroindustria, mineras, forestales y energéticas por sobre el de la población, sin tener en consideración un caudal mínimo para satisfacer las necesidades de las comunidades en sus territorios o un uso que concuerde con una convivencia armoniosa con la biodiversidad y los recursos que esta necesita para subsistir. Nos encontramos con un sistema incompatible con cualquier modelo que apunte al bienestar, como lo hemos visto en las zonas de sacrificio. Lugares en los que se instalan industrias y se les permite contaminar sin criterio alguno, como si ningún ser vivo existiese a sus alrededores. Ni siquiera la presencia de seres humanos los conmueve para dejar de destruir nuestro planeta, ni siquiera la de niñas/os que solamente quieren un mundo donde vivir.

Hoy, lugares como el lago Lleu Lleu lucen las aguas más limpias de Chile gracias a la protección de los pueblos originarios. Dado a que su cosmovisión busca el cuidado de la naturaleza, por sobre cualquier otro beneficio. Por este mismo motivo es que se ha instaurado su persecución.

Por estudios realizados por el Centro de Información de Recursos Naturales se conoce que el 49% del suelo total disponible en Chile, presenta algún tipo de erosión. Principalmente causado por la expansión forestal, intensificación agrícola y crecimiento de las ciudades. Pese a que su capacidad de absorción de Gases de Efecto Invernadero se ve totalmente reducida por el daño causado. Quedando en manifiesto que el uso indiscriminado del suelo ha traído consigo consecuencias catastróficas para todas especies que habitaban estas zonas.

El calentamiento global trajo consigo efectos dañinos en los glaciares que se encuentran a lo largo de todo nuestro país. Según datos de la UNESCO ciertos glaciares podrían perder entre 78% y 97% de su volumen de aquí a finales de siglo, de esta forma queda demostrado que si seguimos manteniendo nuestro sistema de vida las consecuencias serán irreversibles para la supervivencia y vida en un futuro próximo.

Los océanos absorben cerca de un 30% del dióxido de carbono de la atmósfera, cumpliendo una función de regulador climático. Si el aumento de temperatura global alcanza los 2°C, con respecto a 1880, desaparecerá el 99% de los arrecifes de coral y así mismo su captación de gases. Situación preocupante, ya que el Panel Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático informa que ya estamos viviendo las consecuencias de un calentamiento global de 1 °C. Y por último, han dejado las acciones a personas que no demuestran la capacidad de comprender y enfrentar esta crisis de forma efectiva ¡El Panel Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático ya nos dijo que nos quedan solo 11 años para revertir la situación y mantenernos bajo los 1,5°C de aumento de la temperatura desde la revolución industrial! Por esto es que las y los jóvenes queremos ser actores y actrices de cambio, comprender los ecosistemas de los que somos parte resguardando, conservando y protegiendo su biodiversidad. Siendo más conscientes con nuestras acciones, contribuyendo a la conservación, restauración y regeneración, a modo de exigir a las autoridades que tomen las acciones necesarias y radicales que se necesitan.

Compromisos Estudiantiles


  • Apoyaremos a la comunidad para instaurar una gestión sustentable de residuos.
  • Cooperaremos con la conservación y protección de nuestra biodiversidad local, junto a organizaciones ambientales de la zona.
  • Participaremos en las instancias para conservar y restaurar los ecosistemas en los que somos parte de forma voluntaria.
  • Manifestarnos, en caso de ser necesario, para que nuestras autoridades tomen las acciones necesarias para superar la crisis.
  • Basarnos siempre en la ciencia.
  • Buscaremos las formas más eficientes para captar gases de efecto invernadero y reducir sus emisiones en lo que nos corresponde. Como jornadas de reforestación, recuperación de suelos, utilizar métodos menos contaminantes de transporte, entre otros.
  • Agregar según discusiones locales

Solicitudes a las Autoridades


  • Generación de charlas sobre Cambio Climático y Ecología.
  • Solicitamos salidas a terreno para conocer nuestro medio ambiente local y biodiversidad presente, siendo el conocimiento de este fundamental para su protección y conservación desde las comunidades.
  • Solicitamos incluir en todas nuestras materias información relevante en lo que es ecología y climatología, para adentrarnos en lo que son estos conocimientos y tener siempre presente la realidad crítica en la que vivimos.
  • Espacios para opinar y contribuir de forma vinculante en los proyectos de ley ambientales emitidos por el ejecutivo, siendo educados previamente para aportar con la mejor información disponible.
  • Pedimos la posibilidad de menús vegetarianos, en lo posible veganos, en nuestros colegios, liceos, institutos y universidades.
  • Instamos a las autoridades locales y nacionales a tomar medidas urgentes y concretas frente a la Crisis Climática y Ecológica actual, basadas en los principios de la Justicia Climática, como:
    • Transición Energética que culmine en un sistema compuesto 100% de energías renovables no convencionales, la Descarbonización de la Matriz Energética antes del 2030 y el cierre del las centrales termoélectricas de más de 20 años de antigüedad (obsoletas) durante el año 2020.
    • Manejo Sostenible de uso de Suelos y Recursos Naturales: Reforestando con, por lo menos, 600 mil hectáreas de bosque nativo, que se declare santuario de la naturaleza 200 mil hectáreas de bosques nativos, ambas de aquí al 2025. Potenciar y fomentar la agroecología. La derogación del Código de Aguas, generando un manejo comunitario de estas.
    • Promover, informar y proteger la participación ciudadana mediante la educación ambiental y la firma del Acuerdo de Escazú
  • Agregar según discusiones locales

Recuerda que puedes Ser Embajador/a para combatir la Crisis Climática y Ecológica y sumar a tu comunidad educativa a esta declaración.

Coordinadora Nacional de Estudiantes Secundarios

Red de Estudiantes por la Sustentabilidad

Confederación de Estudiantes de Chile